PRÓXIMA CHARLA

PRÓXIMAS CHARLAS:


Miércoles 19 de abril, 19:00

Investigando para luchar contra las enfermedades olvidadas.

Narcisa Martínez Quiles, Doctora en Ciencias Biológicas, Profesora de la Universidad Complutense de Madrid.

Pangea, C/ Príncipe de Vergara 26, Madrid.

Los misterios de la vida.

Me he inspirado en el título del libro que la Sociedad Española de Inmunología presentó justo antes de la charla del Dr. Eduardo Martínez Naves. Porque, como Eduardo explicó con rigor y amenidad, poco a poco se va entendiendo esa compleja convivencia que se da a nivel de nuestra mucosa gástrica. Ahí conviven las células de la mucosa en sí, las bacterias comensales (y posiblemente virus, hongos y parásitos), los alimentos y las células del sistema inmunitario que están al otro lado de la frontera, ya propiamente dentro de nuestro organismo. Pero aún es más lo que queda por saber, en particular sobre su repercusión en la salud y la enfermedad, que en buena parte depende de la microbiota (flora). La microbiota intestinal parece estar compuesta por más de 400 especies de bacterias y supera ampliamente en número a nuestras propias células. Muchos misterios de la vida por entender, que es lo que nos estimula a los investigadores en biomedicina aún más que lo que ya se sabe.

Eduardo nos ha dejado amablemente su charla, de la que es difícil extraer solo un par de mensajes. A mí me impresionó personalmente tratar de entender cómo se las arregla nuestro sistema inmunitario para diferenciar entre microorganismos beneficiosos y patógenos. O quizás sería más correcto invertir la jerarquía, dado que hay ejemplos, como el recogido en la fotografía, de bacterias cuya presencia es imprescindible para la existencia de un tipo de células del sistema inmunitario.
(Bacteria segmentada filamentosa insertada en la mucosa intestinal.
Original tomado de Ivanov et al., Cell 2009)

El equilibrio entre "ambos contendientes", microorganismos y sistema inmunitario, es fundamental. Aunque aún estemos empezando a entender cómo se establece, ya sabemos que de él depende que obtengamos un beneficio mutuo o que la inflamación se extienda por "el campo de batalla" y acabe afectando a todo nuestro organismo.

Pero lo que más me impresionó fue su naturalidad para reconocer “eso no se sabe”, lo que constituye la mejor prueba de la profesionalidad de un científico.
Y, en noviembre, el lunes 3 y el lunes 10, estaremos en



 durante la


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada